Capítulo 16: Nuestra relación amo al se está desmoronando

Logan

Somos jóvenes, estamos empezando a soñar, reímos, lloramos, nos arriesgamos y fallamos, ¿Qué hay de malo en eso?, Nada, solo tenemos que aprender a ponerle límites a nuestras emociones y saber diferenciar cuando debemos dejar de intentarlo.

—Nos vemos más tarde, entonces— Asiento, nuestras manos siguen entrelazadas y sentir sus labios sobre los míos en un beso corto, pero que me transmite tantas sensaciones.

Me despido indicándole adiós con mi mano, Sophia abre y cierra la puerta sonriendo, por alguna razón se me hace muy tierna, no sé cuánto tiempo llevo de pie aun observándola sin dejar de reír y de mover mi mano.

Giro la mirada cuando la pierdo de vista, cruzo la acera y continúo caminando, comienzo a contar mis pasos mientras que mi mente me trae las palabras y ese primer beso que ocurrió hace unos minutos.

Siento que el corazón se me saldrá del pecho en cualquier momento, inhalo profundamente jugando con el cierre de mi casaca.

—Abre los ojos bello durmiente—Me sobresalto eliminando sentimientos románticos al observar a mis amigos delante de la puerta de mi casa.

—Ustedes que… ¡Oye!—Exclamo cuando observo que ambos ingresan a mi casa con total confianza, es decir, siempre lo hacen, pero aún sigo aturdido por todo lo que ocurre en tan poco tiempo.

—Mis muchachos como están, ¿ya llego Logan? —Pregunta mi madre, ingreso despacio y mi hermana corre a mis brazos, me sorprende su gesto.

—Ella te ha extrañado—Indica mi madre, por alguna razón su actitud tan amable me hace sentir incómodo.

—Claro que no, aún me debes mis palomitas de maíz—Me reclama Zoé, rio ligeramente.

—Señora Margaret, hoy luce muy hermosa—Indica Alex, lo observo incómodo, mi madre ríe ligeramente, niego con la cabeza al dejar volar mi imaginación.

—Vamos a mi habitación—Indico subiendo las escaleras—Apresúrense—Regaño empujándolos, se quejen indicando que tienen hambre.

—No hagan mucho desorden, dejaré algunos bocaditos en la alacena, saldremos un momento—Asiento antes de ingresar a mi habitación.

—¡Hey!, yo aún tengo hambre—Reclama Alex, viro los ojos dejando mi mochila sobre mi mesa de noche y me recuesto son pesar sobre mi cama.

— ¿Qué hacen aquí? —Pregunto con molestia, no me incomodan, solo que me hubiera gustado estar tranquilo dejando que mis pensamientos me dominen el resto del día.

—Mara quería venir a casa de Sophia, Alicia vino con ella—Indica Noa, asiento aun sin entender su presencia—Es aburrido estar en casa un lunes por la tarde y tenemos hambre—Me apoyo en mis codos asintiendo, saco una botella de agua de mi mochila y la desenrosco

— ¿Y qué paso?, ¿Ya andan o qué? — Escupo agua por la boca, ambos ríen.

—Eso fue un claro si, ya era hora—Indica Noa limpiando las lunas de sus lentes.

—Mira quien lo dice—Le reclamo lanzándole mi almohada, él la evita hábilmente—Oh, la influencia de Mara está creando un efecto positivo en ti amigo, ahora eres más rápido—Respondo con sarcasmo, Noa se avergüenza y me regresa mi almohada.

—Al menos diferencio la tierra del cielo amigo, soy consciente de mis actos—Ataca lanzándome otra almohada.

—Sigan, ignórenme por completo—Ambos dejamos de reír al escuchar a Alex, nos observamos confundidos— Antes éramos los tres a todos lados, ahora que tienen novia me dejan a un lado—Dramatiza quitándose las zapatillas, abre la puerta de mi habitación—Me voy—De un portazo la cierra. Ambos reímos colocándonos de pie, lo seguimos rápido bajando hacia la cocina, claramente ahí debe estar.

—Estás exagerando, estamos aquí los tres ¿no?—Indica Noa, Alex nos ignora.

—Eso es porque sus novias están ocupadas, pero cuando no lo estén, no tendrán tiempo para las salidas entre amigos—Indica sin dejar de comer.

—¿No crees que estás dramatizando demasiado? —Pregunto con poco tacto, me empuja subiendo a mi habitación, lo seguimos llevando las bandejas de bocaditos.

—Ustedes no lo ven, algo está cambiando—Indica recostándose en mi cama, ambos nos observamos confundidos. —Nuestra relación amical se está desmoronando—Indica molesto, ambos estallamos en risas.

—No te pases hermano—Indico colocándole una mano en el hombro, pero Alex la retiro.

—Ya Alex, relájate—Asiento al igual que Noa.

—Aparte de idiotas son insensibles, sálganse del cuarto—Reclama lanzándonos almohadas.

—Es mi cuarto—Indico, duda en seguir, pero vuelve a recostarse en la cama.

—Siempre hacíamos todo junto, me están dejando atrás—Indica molesto, ambos reímos.

—Haber piensa un poco, no tiene nada de malo que tengamos una novia, seguiremos siendo amigos, aparte desde que llego Alicia están muy juntos en las clases ¿No? —Pregunto, Noa sonríe insinuante y Alex nos da la espalda.

—Es cierto y eso es mucho antes de este suceso, jamás te hicimos una escena como esta—Asiento, Alex nos observa aún molesto—Ahora lo entiendo, te gusta la roja—Observo a mis amigos confundidos.

—Claro que no—Responde desviando la mirada, comienza a frotar su nariz y ese es un claro indicio que está mintiendo, desde niño lo hace.

—Por eso cuando me veías con Mara no te incomodabas—Noa cruza los brazos, asiento dubitativo tratando de recordar su reacción en estos días.

— ¡Ya dije que no! —Exclama molesto, debe ser cierto—Aparte no quieran voltear las cosas.

—Admítelo te gusta, tienes sentimientos por Alicia—Noa no se detiene, trato de alejarlo, pero ambos siguen observándose.

—Paren los dos, si Alex no quiere admitir lo que es obvio está bien, lo hará cuando se sienta seguro, Noa detente, es como si quisieras confirmar que Alex paso la página—Indico sentándome en la alfombra de mi habitación, ambos se sientan en silencio sin mirarme.

—Lo siento—Susurra Noa, deja sus lentes a un lado, asiento dándole palmaditas en el hombro, Alex hace una mueca de lado, lo observo insistente, bufa asintiendo e imita mi gesto.

—Sería muy extraño decir que me siento jodidamente confundido—Indica recostándose la alfombra, Noa y yo imitamos su gesto observando el techo de mi habitación.

—No, es decir, todos podemos sentirnos confundidos en algún momento, Mara te ha gustado desde hace mucho lo sé, eres mi amigo y aunque al inicio mi obstáculo más grande para acercarme a ella era nuestra amistad, con el tiempo entendí que no tenía por qué afectar ese hecho—Los tres asentimos ante las palabras de Noa.

—Definitivamente, la personalidad de la rubia está radicando en ti hermano—Indica entre risas Alex, Noa le da un golpe en broma.

—Deberías invitar a salir a Alicia—Indico observando hacia mi ventana.

—Logan tiene razón, ¿Qué puedes perder? —Noa se coloca sus lentes y ambos observamos al castaño.

—No creo que sea buena idea, a ella le gusta otra persona—Alex suspira sonoramente.

— ¿Ella te lo dijo? —Pregunto dándole un bocado a uno de los bocaditos de mi madre, paso la fuente haciendo que Noa siga comiendo alejando la bandeja de Alex.

—No, pero, eso se puede percibir a simple vista—Susurra, sonríe sorprendido observando unos bocaditos con nata extra, sigue comiendo muy rápido.

—Mamá dijo que te encantaría—Le indico, Alex sigue comiendo indicando que le gusta. —Nada de percibir, yo pensé lo mismo por años con Sophia, pero cuando ella me dijo lo que sentía me di cuenta de que estaba equivocado—Confieso, siento mi cara arder cuando tengo la atención de mis amigos.

—Vaya, sabíamos que la idea no venía de ti—Ambos responden en unísono, los observo ofendido.

—Bueno, en mi caso, yo se lo dije a Mara—Los dos molestamos a Noa, verlo avergonzado es algo nuevo— Ya paren, no tiene nada de malo, aparte con invitar a salir a la roja no le estás pidiendo que sean pareja, solo conócela un poco mejor, date una oportunidad y luego ves que pasa—Alex duda, sin darnos cuenta el mencionado está por terminarse los bocaditos, lo seguimos por mi habitación tratando de quitarles los últimos, tropezamos y caemos al piso riendo.

Nos observamos riendo y el golpe en la cara con la respectiva almohada nos hace empezar una guerra familiar desbaratando mi habitación.

—Un rato, descanso, ¡Oye! —Replico al sentir dos golpes en mi espalda—Música, coloquemos algo de música—Trato de mantener mi respiración, ambos asienten mientras encienden mi laptop, en modo karaoke de Wonderwall del grupo Oasis se escucha de fondo, Alex sonríe mientras sostiene mi guitarra y Noa se apodera de mi piano, me rio al verlos tan concentrados.

—Canta, diviértete un poco, Alex quiere que la roja lo escuche—Indica entre bromas Noa, Alex le da un golpe con la almohada, pero no lo niega, asiento ante sus bromas, comienzo a cantar mientras que comenzamos a caminar sobre mi cama y traer mi habitación cuesta abajo

Los observo pelear intentando empujar al otro y agradezco a la vida que nos hizo hermanos y que sigue cuidando nuestra amistad que con el tiempo se hace más fuerte. 

Sophia… 

—Listo sírvanse—Indico sentándome sobre mi cama, mis amigas le dan un sorbo a sus refrescos sin dejar de observarme—Que quieren saber, desde hace una hora no dejan de observarme, venga ya díganlo—Indico dejando mi vaso sobre mi mesa de noche.

—Por qué piensas que queremos algo en cuestión—Mara le da un sorbo a su refresco.

—La rubia tiene razón, aparte podemos… Lo lamento necesito saber, ¿Ya son novios? —Pregunta Alicia, acomoda su cabello en una cola alta, mis amigas me observan expectantes, asiento sonrojándome, ambas gritan y lo único que logran es que cubra mi rostro.

—Vale lo diré, desde hace unas horas—Indico, ambas gritan de nuevo, les indico que guarden silencio, ya que mis hermanos y mi padre se encuentran en el primer piso.

—Ambas tienen novio—Indica Alicia observando a la ventana en dirección a casa de mi novio, qué extraño suena eso— ¿No les dio miedo arriesgarse? —Pregunta en un susurro.

Ambas dejamos de comer y la observamos en silencio.

—Claro que sí, cuando Noa me dijo sus sentimientos yo estaba segura de que aceptaría—Mara sonríe sin dejar de jugar con su cabello— Me aterraba la idea de equivocarme y aún lo hago, pero quiero vivir mi juventud, intentar lo que venga y lo que dios nos permita seguir juntos, no quiero tener arrepentimientos—Ambas la observamos sonriendo, Alicia y Mara me observan imitando mi gesto.

—Bueno, en este caso, yo le dije lo que sentía—Sonrió al recordar lo nerviosa que estaba—Desde hace mucho fui consciente de lo que ambos sentíamos, me aterra relacionarme con personas que no sean de mi entorno familiar y Mara lo sabe—Mi mejor amiga asiente dándome palmaditas en el brazo— Pero de alguna manera al ver lo mucho que Logan se esforzaba por estar cerca de mí, por ser alguien mejor para sí mismo, me di cuenta de que no podía seguir negándome a ser feliz—Afirmo recordando su mirada tan dulce cuando me pidió que iniciáramos una relación.

—Son unas chicas enamoradas—Indica entre risas Alicia, Mara y yo reímos encogiendo los hombros—Estoy feliz por ustedes, me gusta verlas así de alegres, la primera vez que me ayudaron en clases y me incluyeron en su grupo sentí que todo iría bien, también por…

—Por Alex, ¿cierto? —Pregunta Mara, la observo en silencio, no necesita decirlo, sus mejillas sonrojadas y su nerviosismo nos hace sonreír enternecidas.

— ¿Te gusta mucho? —Pregunta, intento detener a Mara, pero ella niega con la cabeza.

— ¿Se nota tanto? —Pregunta observándonos, asentimos sonriendo—Qué vergüenza, ¿Él lo sabrá? —Pregunta nerviosa, ambas negamos con la cabeza divertida, ella también ríe.

— ¡Si él supiera, no sería Alex!—Exclamamos en unísono sin dejar de reír, es la verdad, el castaño de ojos chiquitos es demasiado distraído.

—Eso me tranquiliza—Alicia se recuesta en mi cama aliviada, la imitamos observando el techo de mi habitación.

—Invítalo a salir—Sonrió observando a mis amigas.

—Es una muy idea— Alicia niega varias veces— ¿Qué puedes pasar?, no le pedirás que sea tu novio, solo saldrán una que otra vez, quizás cuando conozcas al verdadero Alex, te desencantes—Mara hace una mueca, le empujo molesta.

—Ignora a esta boba, Alex es un buen chico, tiene lindos sentimientos, conócelo un poco más, quizás si tienen más cosas en común aparte de los dulces que tanto les gusta—Animo a la roja, ella sonríe, las tres nos abrazamos sonriendo.

—Venga, dejemos lo sentimental, pongamos música, karaoke improvisado—Alicia y yo reímos ante la emoción de Mara, asentimos encendiendo mi laptop, la rubia se sumerge en la tecnología y ambas reímos por lo fácil que se le hace ingresar a cada página.

— ¿Alguien tiene algún talento artístico? —Pregunta Mara.

—Yo sé tocar la pandereta y el piano—Indico jugando con mis manos.

—Yo hago el ridículo y canto un poco—Indica Mara, ambas observamos a la roja.

—Me gusta cantar—Susurra, ambas reímos.

—Excelente grabemos recuerdos, hubiera sido genial si Fernanda hubiera llegado, pero al parecer tenía algo que hacer—Indica Mara, las tres asentimos con pesar. —En fin, luego le mostraremos el video, creemos momentos lindos, a divertirse—Exclama Mara, asiento animando a la roja.

Positions de Ariana grande suena de fondo, Mara sube sobre mi cama y sostiene mi cepillo del cabello y comienza a cantar, ambas reímos.

—Temo por Noa—Exclamamos ambas, recibiendo un suave golpecito por la rubia, comienzo a bailar sintiéndome en confianza, Alicia nos observa tímida.

La roja se anima cantar y tiene una bella voz, trato de cantar y según mis amigas no lo hago tan mal, nos dejamos llevar por las risas mientras seguimos grabando todo desde la Tablet de Mara. Sin darnos cuenta anocheció, luego de convencer a la abuela de Alicia y que ella constatara que mi casa es muy segura, acepto a que la roja duerma con nosotras, Mara solo informo y se queda por voluntad propia, la relación con su familia no es buena.

Conversamos un poco con los chicos por llamada y nos indicaron que se quedarían a dormir en casa de Logan, nos pareció genial y una idea se nos vino a la mente.

Esto promete.

Seguir leyendo

Loading


Deja un comentario

error: Contenido protegido
%d